muerte en la edad moderna

Estoy escribiendo una novela y de una manera u otra he perdido cuatro capítulos en esta computadora. Ahora, como todo lo demás, esto no es importante a menos que te suceda a vos. Es como estar manejando en la autopista y ver tres o cuatro autos chocados y humeantes, el efecto es sólo momentáneo, al rato estarás pensando en otra cosa. Es como vos leyendo este poema, pensando “qué mal, perdió cuatro capítulos, ¿pero no podría haber escrito un poema sobre una aventura con alguna puta en un cuarto de hotel?”. El dolor persigue a cada individuo separadamente, y ahí es donde comienza el infierno, donde permanece, se encona y celebra su grandeza. Ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *