Febrero 29, 1958

Anoche soñé que T.S. Eliot

me daba la bienvenida a la tierra del sueño,

la niebla reposa en los sofás en Inglaterra

té en los alojamientos y arcoiris de Chelsea

cortinas en sus ventanas, la bruma filtrándose en la chimenea

pero un bonito y cálido hogar

y una increíblemente dulce nariz ganchuda,

Eliot me amó, me levantó,

me dio un sofá para dormir,

conversación amable, me tomó en serio

y preguntó mi opinión sobre Mayakovsky,

le leí a Corso, Creeley, Kerouac,

le aconsejé sobre Burroughs, Olson, Huncke

la mujer barbuda en el zoológico,

el puma inteligente en ciudad de México,

6 coros de muchachos de Zanzíbar

que cantaban en desgastado y políglota swahili,

y los ritmos ondulantes de Ma Rainey y Vachel Lindsay.

En la Isla de la Reina

tuvimos una larga conversación de mediodía

luego me arropó en mi largo calzoncillo rojo bajo una sábana de seda,

junto al fuego en el sofá, me dio algo para entretenerme

y se fue tristemente a su cama

diciendo “ah Ginsberg, estoy contento

de haber encontrado a un fino hombre joven como tú”.

Al final, me desperté avergonzado de mí mismo.

¿Es él tan bueno y amable?, ¿soy yo tan grande?

¿Cuál es el motivo de que haya soñado su maná?

¿Qué Departamento de Inglés imprimiría eso?

¿Qué fallo perfecto del profeta se ha cometido aquí?

Soñé de mi amabilidad a T.S. Eliot

queriendo ser un poeta histórico

y compartir en su finanza de Imaginería-

sobre el ambicioso sueño de muchacho excéntrico.

Dios prohibe que mi sueños malignos devengan realidad.

Anoche soñé con Allen Ginsberg.

T.S. Eliot estaría avergonzado de mí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *