entrevista

-¿Qué haría si le quedaran sólo cinco minutos de vida? –preguntó él.

-Nada.

-¿De verdad?

-Sí, nada.

-Bien, supongamos que le quedan dos semanas…

-Nada.

-Vamos, no diga eso, sea serio.

-Creo que lo soy.

-Bien, supongamos que le quedan dos meses.

-Me daría lo mismo poner en ridículo a un banco o hacer esquí acuático.

-No está respondiendo de manera seria.

Así que le pregunté:

-¿Qué haría usted si le quedaran dos meses por vivir?

-Bueno –respondió-, bebería y cogería en abundancia.

-Okey, anóteme para lo mismo.

Ahora sí está hablando –dijo él.

Para un hombre que le quedan dos meses de vida se veía bastante satisfecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *