el factor x

 Dolor en la espalda, me siento hinchado, debería cortarme las uñas de los dedos de los pies. Fumando aquí, pasada la medianoche, la radio a bajo volumen, en la noche cálida. Tengo en vista la salida. Todavía estoy vivo pero no estoy tan seguro de los demás.

En el hipódromo continúan acercándose hacia mí extraños que quieren hablar. Acercan sus rostros demasiado. Me agobian sus ojos, chapurrean como monos en un zoológico. Finalmente huyo, subo por las escaleras mecánicas, a veces salgo al estacionamiento, camino bajo el sol, regreso, observo otra condenada carrera de caballos. Me siento cansado e hinchado de todo esto.

Pensando de vuelta en esto ahora, sí, gané, sí. Pero tengo que pensar en otra cosa, ¿quizás en un paseo por los museos de arte? No. Es horrible. ¿Quizás deba jugar con pinturas? Ah, no. Vos sabés, este sentarse a esperar la muerte no es un hobby muy bueno. Veo el humo dispersarse por la habitación, subo el volumen de la radio. Te digo, no me importa la muerte pero me jode cuando los que mueren son animales. Bien, aquí estoy sentado en short, quejándome de nuevo. Y siendo pagado para hacerlo. ¿Quién lo hubiera adivinado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *